EL VALOR FINANCIERO DE TUS MARCAS

¿Sabes cuál es la importancia de proteger tu marca?, no pases desapercibido el valor que le puede traer a tu empresa, el hecho de registrar tus marcas puede ser más importante de lo que crees. Aquí te decimos como puedes generar más ganancias con estos activos de tu empresa.

Regularmente cuando se constituye una empresa, este tema es el último en el que pensamos, pero a partir de ahora, te sugerimos considerarlo primordialmente, ya sea si eres nuevo como emprendedor o si ya tienes un negocio propio, pues puedes incrementar el valor de tu empresa.

Una manera de lograr esto, es convertir todos aquellos activos intangibles en tangibles, es decir, esto se logra si todos los proyectos, las marcas, las invenciones, las obras, son registrados ante el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI) o ante el Instituto Nacional del Derecho de Autor (INDAUTOR), según sea el caso.

Desde el momento en el que tienen registrados estos activos, puedes comenzar a generar ganancias, esto lo lograrás si conoces el valor de ese activo, para lo cual tendrán que ayudarte los financieros de tu empresa, ya que ellos son los que conocen los métodos para determinar dicho valor.

Algunos de los aspectos que toman en cuenta, para considerar el valor de la propiedad industrial, son:

  • el valor que tiene el producto o servicio en el mercado
  • Otro aspecto es el cálculo de beneficios económicos futuros que genere el producto o servicio.

Asimismo, una vez que se tiene precisado el valor de la PI, puedes aumentar las ganancias y el valor de tus marcas, de la siguiente manera:

  • A través de la concesión de licencias a terceros, para un mejor posicionamiento en el mercado.
  • Comercialización de productos, lo cual aumentaría el costo del mercado
  • También cuando se toma la decisión de fusionar una empresa, la marca se ve beneficiada.
  • Uno de los principales aspectos que logra conservar y aumentar a los seguidores de una marca, es cuando ésta goza de buena reputación, así que es muy importante que cumplas con las expectativas del cliente así como con las características que prometes, para no defraudar al consumidor y provocar malos comentarios de tus productos o servicios.